martes, 3 de noviembre de 2009

El cambio de tercio de "Menso" Raya...





No necesita ser guapo, ni “estar bueno”, ni ser especialmente simpático, ni tener una sonrisa que conquiste. No necesita lo que en otros parece imprescindible para que quienes buscamos buena música y tipos dotados de un sexto sentido en ella, sepamos que es un genio. Hasta ahora, “Menso” Raya es más un genio que curra para otros, aunque de vez en cuando, por temporadas, sale de la botella. Por eso “Menso” ha decidido que va a hacerlo más o menos una vez al mes en el Barcelona 8, sin cobrar ni un euro por la entrada y rodeándose sólo de quienes sepamos que detrás de su barba semi - bucanera y actitud pasota, hay requete-muchísimo más…
No necesita ser galán ni doncel. Es más, si mañana te fijas en la cara de tu conductor del autobús, de tu taquillero de Metro o de tu quiosquero, seguramente encuentres algo en el fondo de sus ojos que te recuerde a él. Porque “Menso” quiere y puede, pero le apetece cuando le sale de las narices. Así son los genios, que tienen su tarro de esencias y lo destapan cuándo y cómo quieren, aunque al final, si su talento tiene aptitud y genera cariño, acaban derrochándolo con generosidad y casi nunca en beneficio propio. Así que si mañana “El País” te lo vende un tipo que puede parecerse a él, busca un acorde en sus páginas. Seguro que se le cayó…
Mario Raya es otro tipo de esos que cargan con el peso de un apellido que señala tantas cosas, que si él quiere enseñar más, tiene que insistir el doble que otros para que llamen la atención. Lo lógico es pensar que aunque lo haga bien, debería hacerlo mejor, porque joder, se apellida Raya, es hermano de Carlos y Quique González, incluso con su “Daiquiri Blues” recién exprimido y timidez redomada, acepta ser público en sus acústicos. Joder, es un Raya… Qué toque “sí o sí” como los ángeles. Y no tiene mérito que del 1 al 10 saque siempre un 11. Su estirpe exige siempre la mejor de las Matrículas...
Ante ese peso, “Menso” ha decidido ganarse el mundo cediendo dos dosis de cariño por cada una recibida. Entregar y creer que llegará. Y a ratos, instantes sin banda para aferrarse al micro y demostrar que más que un Raya, es una línea de buenas canciones. Propias, ajenas, desenfadadas y versionadas como sólo sabe hacerlo hacia el acústico y desde el sonido de banda un tipo que nació para ello…
Esta es la pasta de gafa de Menso, un taquillero de canciones que fuma esos cigarritos de liar tan americanos y de moda. Una especie de Vicente del Bosque de la música. Querido, respetado, valorado, eternamente exigido y a ratos, incluso reconocido por lo que hace y no por quien se supone que es. A Del Bosque también le dieron patallas en la espinilla y le negaron el pan. A “Menso” no sé si se lo han hecho. Ay amigo, cuántas lecciones podría yo imbuirle si llega ese momento.
El caso es que “Menso” ha tenido público nutrido y, además de Quique y una buena “troupe” raptada por su aroma, estaban Fernando Álvarez y Javi Ezpeleta, dos tipos encantadores y grandes músicos; el genial y brillante Manzanero; Dani Kratteviter y Marian (otra mujer imprescindible para que la música pueda traducirse…). Además, recuperé el abrazo cariñoso de Ana Sinova, que se repetirá fuera de su horario de oficina, que es el mío de hablar de Sanidad. Eché de menos a mi cholula (aunque realmente lo hago siempre), disfruté de las Goizuetas. Y volví a casa pensando en el mérito de “Menso” y con cierta envidia de él. Quiero ser tan desapercibido y taquillero como sus ojos. Quiero ser tan descollante escribiendo como lo es él con las cuerdas de su guitarra. Quiero pedirle que me ceda un rato las esencias de su tarro gigante. Quiero ver el mundo sencillo, como él lo ha propiciado esta noche…

2 comentarios:

Mar (La vieja sirena) dijo...

Te diré, querido Antoine, que estoy totalmente de acuerdo en cuanto a la pericia musical del señor MensO que describes, pero discrepo en cuanto a que no es especialmente simpático y debo añadir que su sonrisa, para mi, es una de las más conquistadoras del mundillo musical... pero estas afirmaciones son, como tantas cosas, puramente subjetivas ;-)

Un placer compartir concierto contigo, me alegro de que vinieses

Yem dijo...

Arriba el Sr. MensO con ojos, sonrisa y pelo recién cortado!!!

Publicar un comentario