lunes, 8 de junio de 2009

"El elogio de la amistad" Andrés Suárez y amigos en el Barcelona 8

Muchos planes tenía yo para el día 5, muchos amigos tocando en distintos lugares, muchos conciertos apetecibles entre los que decidir, cinco planes buenos para el mismo día 5. Suena paradójico pero es real, siempre coinciden las cosas. Fue difícil, pero elegí bien. Ya me habían llegado rumores de que por nada del mundo me debería perder el concierto de Andrés Suárez en el Barcelona 8 porque, si siempre merece la pena, en este caso era aún más recomendable. Las informaciones, apenas sugeridas, y las tentaciones, grandes, venían de fuentes muy fiables y cercanas a más no poder, así que se despejaron las dudas y Andrés fue el elegido, además, había muchas ganas de verle porque me había perdido algunos de los últimos conciertos.


La realidad fue mejor de lo que mi cabecita había elucubrado y a los invitados imaginados se añadieron otros no por inesperados menos interesantes, sino todo lo contrario. Os preguntaréis el motivo de tanto invitado, pues bien, lo hay, el propio Andrés explicó que le apetecía hacer un homenaje a algunos compañeros y amigos que habían influido en él. Hace bien, yo también pienso que a la gente que se quiere o se admira hay que decírselo mientras se pueda. En este país parece ser que los homenajes tienen que ser casi siempre post mortem y eso no está bien, que los muertos no sabemos si se enteran o no, pero los vivos se enteran seguro. En este caso los homenajeados estaban vivitos y coleando y lo estarán por mucho tiempo. El concierto se lo dedicó también a dos de sus más admirados músicos, a los que no pudo ya invitar a cantar, Enrique Urquijo y Antonio Vega.


Suárez, a ratos solo, a ratos acompañado, cantó temas de "Maneras de romper una ola", que ya empieza a ser pasado y va dejando su lugar a las canciones nuevas que disfrutaremos en el próximo disco y que se van dejando escuchar en los últimos conciertos. También dejó espacio para cantar temas ajenos acompañado de sus intérpretes, "Romper" con Luis Ramiro, "Espíritu de contradicción", cantada con Tontxu como lo hicieron en "En el nombre del padre", el recientemente estrenado disco de Tontxu y "Se para el tiempo" con el más que genial Miguel Dantart. Jorge Velo y Elia Velo, padre e hija, grandes cantantes los dos, se ve que en ese caso el refranero popular acierta , subieron por turnos. Andrés cantó con Elia la preciosa "Piedras y charcos" dejándonos a todos boquiabiertos y con Jorge "Un silencio más". También con Tontxu cantó "Números cardinales", como en la grabación del disco de Suárez, en el videoclip y siempre que coinciden encima de un escenario.

En definitiva, un concierto de esos para no perderse, entrañable, bonito y lleno de grandes voces


Si se me olvidó mencionar a alguien espero que me perdone, es lo que tiene ser poco apresurada a la hora de hacer crónicas, que algunos detalles pueden ser olvidados, asumo mis culpas y acepto las críticas.


Una vez más, gracias Jorge, por todo





*Las fotos, cómo no, son de Pablo Fernández Juárez. Podéis ver el resto en Album Súarez & Cía en Barcelona 8

0 comentarios:

Publicar un comentario